Mass incarceration is a stain on America’s conscience

Criminal Justice Reform

Las vidas negras importan. Muchos de nuestros sistemas y leyes fueron hechos para mantener en orden a personas esclavizadas con poca restructuración. Nosotros debemos cambiar y ser más compasivos con las vidas de las personas de color y todas las personas marginalizadas.

Simplemente asignando más oficiales de policía para abordar la crisis actual no resolverá los problemas subyacentes. Además, no solo el crimen está rondando en los mínimos históricos, también los fondos existentes para la aplicación de la ley no están siendo utilizados eficientemente: aproximadamente el 40% de los homicidios y el 70% de los robos no son resueltos y 9 de cada 10 llamados de respuesta manejados por la policía provienen de problemas no violentos, desde salud mental hasta indigencia. Nosotros debemos asignar los crímenes no violentos a entidades mejor equipadas para manejar estos desafíos sociales, lo cual ayudará a impulsar la eficiencia y mejorar la tasa de resolución de crímenes violentos.

W.E.B Dubois resumió esta difícil y duradera situación de la gente de color hace más de una década como “doble consciencia”, un anhelo de ser tanto negro como estadounidense sin que las puertas de la oportunidad se cierren en la cara de uno. Y a pesar del tiempo, los afroamericanos siguen clamando por esa justicia y oportunidad igualitaria de ser reconocidos como ciudadanos completamente iguales.